campamentos-de-verano

Los campamentos de verano se han convertido, por muchas razones, en una de las opciones favoritas para padres e hijos en época estival.  Por un lado, los padres que no pueden compatibilizar su trabajo con las vacaciones escolares de sus hijos encuentran en los campamentos de verano una garantía de que sus hijos realizan actividades físicas y formativas que, al mismo tiempo, les entretienen. Por otro, los niños disfrutan y se lo pasan en grande haciendo nuevos amigos y descubriendo nuevas experiencias.

Otro punto a favor de los campamentos de verano es la oportunidad que ofrecen de estar en contacto directo con la naturaleza. Los niños pasan cada vez más horas delante de aparatos como tablets, ordenadores, televisiones o smartphones y aunque estos dispositivos suponen una pieza fundamental para su aprendizaje y entretenimiento, también es importante que conozcan y disfruten de su entorno. Circuitos en los árboles, montar en piragua o senderismo son algunos ejemplos de actividades que los niños pueden realizar rodeados de naturaleza mientras se divierten.

Además, al estar separados de sus padres, los niños aprenden a desarrollar su autonomía y a ser más independientes.

Por último,  los campamentos de verano sirven para que los más pequeños conozcan de primera mano la importancia del cumplimiento de unos horarios y, por supuesto, de las normas de convivencia. Un aprendizaje que trae consigo el refuerzo de valores tan importantes como la solidaridad, el compañerismo o el respeto.